Ven, únete al Círculo Abierto

Hacerse socio – Vocaciones con el IBVM


Discernimiento de la vocación

El discernimiento es la búsqueda continua, sobre todo, de las formas en que Dios actúa en nuestras vidas. La oración es lo más importante en esta búsqueda. La gracia de la vocación fluye de nuestro compromiso bautismal cristiano; una mujer que discierne la llamada a la vida religiosa está atenta, a través de la oración y la reflexión, a las formas en que Jesús la llama a seguirlo mientras considera convertirse en hermana.


La vocación a la vida religiosa

Cada viaje vital es único. El proceso para convertirse en Hermana del IBVM consta de varias etapas. En cada etapa es importante que el proceso sea de continuo discernimiento mutuo.

En las primeras etapas de la vida religiosa con el ibvm, la formación es un proceso gradual de aprendizaje, una introducción al carisma y a nuestra forma de vida. Aprender y compartir con otros que valoran el carisma y la visión de Mary Ward ayuda a agudizar nuestra visión y a ampliar nuestros horizontes.

Constituciones Vol. II, 5:5

La primera etapa es un periodo de investigación. Esto ofrece la oportunidad de que tanto el solicitante como el IBVM se conozcan y respondan a las preguntas del otro. Que una persona esté preparada para entrar en un discernimiento serio depende de su crecimiento psicológico y espiritual. La flexibilidad, la conciencia de la llamada, la voluntad y la capacidad de crecimiento son elementos necesarios para “la vida de los votos”.

Si le parece bien al interesado seguir adelante, solicita ser candidato. Como candidato, la vida normal continúa -trabajo, estudio, amigos, independencia- mientras se acerca a la vida y el espíritu del IBVM. En algunos lugares esto implica vivir durante parte de este periodo con una comunidad del IBVM para ver si la vida se adapta tanto a la comunidad como al candidato. La candidatura suele durar de 6 meses a 2 años e incluye un discernimiento mutuo y continuo con el director de la vocación. Si, y cuando, le parece bien (al candidato y al Instituto) el candidato solicita comenzar el noviciado.

Convertirse en novato es un compromiso mucho más serio. El proceso de noviciado ofrece un tiempo de reflexión en medio de una experiencia de vida del IBVM.

El primer año de noviciado se centra en el camino espiritual interior y la relación con Dios. También puede implicar oportunidades para experimentar áreas de alcance social. Esto incluye hacer los Ejercicios completos de San Ignacio como parte del discernimiento del novicio.

El segundo año se dedica a desarrollar una espiritualidad activa y apostólica. Al cabo de dos años, si se discierne que debe continuar, el novicio hará votos temporales de pobreza, castidad y obediencia.

Los votos temporales suelen ser de 6 a 9 años. Mientras esté en votos temporales, la hermana profesa temporal sigue teniendo un apoyo y una orientación especiales, y vive como un miembro plenamente comprometido con el Instituto. Durante este tiempo puede ser llamada a tener una variedad de experiencias ministeriales y comunitarias, así como a emprender estudios adicionales.

Los votos definitivos se hacen cuando se toma la decisión de comprometerse de por vida. Esta decisión se toma en diálogo con los responsables del IBVM.

Si buscas tu vocación personal en la vida y quieres que te acompañen en tu camino, ponte en contacto con una de nuestras comunidades o hermanas. Estaremos encantados de recibirle y apoyarle.

Aprecia la vocación de Dios en ti. Que sea constante, eficaz y amorosa.

Mary Ward
This site is registered on wpml.org as a development site.