Fundamentos de nuestro Instituto

Nuestra fundadora Mary Ward

“Esa mujer incomparable que la Inglaterra católica, en su hora más oscura y sangrienta, entregó a la Iglesia”

El Papa Pío XII

La historia de Mary Ward

Nacida en el seno de una familia católica recusante de Yorkshire en 1585, Mary Ward destacó por ser una de las primeras mujeres en creer que las mujeres debían participar activamente en la vida apostólica de la Iglesia católica. Sin embargo, al principio optó por la forma más estricta de vida religiosa contemplativa, decidida a entregarse totalmente a Dios. Para ello, fue a San Omer, en Flandes, donde ingresó en la Orden de las Clarisas como hermana laica.

Cuando Dios le reveló que una vida de oración y oscuridad tras el muro de un convento no era a lo que estaba llamada, regresó a Londres en 1609. Aquí, con un grupo de jóvenes afines, se dedicó a la labor apostólica haciendo caso omiso de las estrictas leyes contra los católicos de la época. Ese mismo año, María se dio cuenta de que Dios la llamaba a alguna forma de vida religiosa “más para su gloria”. Para discernir lo que podría ser, partió de Londres hacia Flandes con sus jóvenes compañeras, Jane Brown, Catherine Smith, Suzanna Rookwood y Winefrid Wigmore (Mary Poyntz la siguió un poco más tarde) y fundó su primera casa en St Omer.

En 1611, mientras rezaba, le llegó la iluminación y escuchó claramente las palabras: “Toma lo mismo de la Compañía”, por lo que entendió la “Compañía de Jesús” fundada por San Ignacio de Loyola. El resto de su vida lo dedicó a desarrollar una congregación de religiosas según el modelo ignaciano. Para ello, necesitó, y no consiguió en repetidas ocasiones, la aprobación papal.

En tres ocasiones, ella y sus compañeras caminaron a Roma desde Flandes, a través de los Alpes, dos veces para tratar de obtener esta aprobación y la tercera vez como prisionera de la Inquisición tras la supresión de su congregación por el Papa Urbano VIII en 1631. Omer, Lieja, Tréveris, Colonia, Roma, Perugia, Nápoles, Múnich, Viena y Presburgo (Bratislava), a menudo a petición de los gobernantes y obispos locales, pero la aprobación papal le fue esquiva.

Para las autoridades papales, una congregación de mujeres apostólicas, sin clausura y con autogobierno era impensable en una época en la que las reformas del Concilio de Trento habían prohibido nuevas congregaciones religiosas y confinado a las religiosas a la clausura. Si hubiera estado dispuesta a transigir y aceptar una forma de clausura, María podría haber obtenido la aprobación papal. Sin embargo, no quiso transigir y prefirió enfrentarse a la disolución de su congregación, al encarcelamiento, a la imputación de herejía y a la deshonra, antes que abandonar su convicción de que “no hay tanta diferencia entre hombres y mujeres como para que las mujeres no puedan hacer grandes cosas… y espero en Dios que se vea, que las mujeres en el tiempo venidero harán mucho”.

Convocada a Roma en 1632 para enfrentar cargos, María obtuvo una audiencia con el Papa en la que declaró: “Santo Padre, no soy ni he sido nunca una hereje”. Recibió la reconfortante respuesta: “Lo creemos, lo creemos”. Nunca se celebró ningún juicio, pero a Mary Ward se le prohibió salir de Roma o vivir en comunidad.

En 1637, por razones de salud, María pudo viajar a Spa y luego a Inglaterra. Murió durante la Guerra Civil inglesa en las afueras de York el 30 de enero de 1645. Está enterrada en el cementerio anglicano de Osbaldwick, a las afueras de York.

La historia en curso

“Todo lo que no está en Él y para Él pasará con el tiempo”.

Mary Ward

La bula de supresión de 1631 destruyó el primer instituto de Mary Ward. Sin embargo, no destruyó la voluntad de sus compañeras de perseverar en la forma de vida religiosa no cerrada y apostólica a la que María y ellas se habían sentido llamadas. La historia de la supervivencia, el crecimiento y el reconocimiento por parte de la Iglesia de la visión fundacional de Mary Ward es larga y complicada.

El mismo dilema al que se enfrentó Mary Ward en vida se les planteó a sus sucesoras, a saber, cómo ser leales a una Iglesia que se negaba a reconocer el derecho de la congregación a existir y, al mismo tiempo, esforzarse por ser fieles a esa visión fundacional. El hecho de que el instituto haya sobrevivido es notable, y una señal de que la Iglesia necesitaba un instituto como el de Mary Ward sin darse cuenta.

A finales del siglo XVII, el instituto estaba bien establecido en Baviera, en Múnich, Augsburgo y Burghausen, y estaba a punto de expandirse a los dominios de los Habsburgo. También estaba presente en Inglaterra, en Londres y York. Los compromisos eran inevitables para sobrevivir. En muchos casos, las casas pasaron a tener un estilo de vida semimonástico, pero el apostolado educativo siguió floreciendo. Lo más significativo es que el recuerdo de Mary Ward perduró, a pesar de la segunda bula de 1749 que volvía a insistir en la prohibición de reconocerla como fundadora. Muchas de sus cartas y otro material histórico fueron destruidos, pero el recuerdo de lo que ella quería siguió vivo. Una interesante carta de principios del siglo XVIII señala: “Los nuestros se atienen fielmente… a las normas aprobadas, así como a todos los reglamentos que no están aprobados”.

A principios del siglo XIX, se aceptaba que las religiosas tuvieran una actividad apostólica en la Iglesia. Con el auge del liberalismo y el socialismo se reconoció la necesidad de un laicado católico educado. También fue la época de la actividad misionera y el instituto se extendió por toda Europa y en ultramar hasta la India. En 1877 el Instituto de la Bienaventurada Virgen María, como se conocía entonces, fue por fin aprobado por la Iglesia, pero no con las Constituciones ignacianas completas por las que Mary Ward había luchado. Eso tuvo que esperar otro siglo hasta que las reformas del Concilio Vaticano II animaron a los religiosos a volver al carisma de sus fundadores.

En 1909 Mary Ward fue reconocida por fin como fundadora del Instituto de la Santísima Virgen María, pero tuvo que pasar otro siglo antes de que sus hermanas pudieran por fin “tomar la misma de la Sociedad”. Esto no entró en vigor hasta la Congregación General de 2002.

La compleja historia de la fundación de Mary Ward a lo largo de los últimos 400 años dio lugar a una serie de casas y generalatos separados en distintas épocas. En la actualidad hay dos ramas de su instituto: la Congregatio Jesu y el Instituto de la Bienaventurada Virgen María, también conocido como las hermanas de Loreto, fundado en Irlanda desde York en 1821 Como se menciona en otro lugar, estas dos ramas restantes del Instituto de Mary Ward están en proceso de convirtiéndose en uno.

En peregrinación con Mary Ward App

Congregatio Jesu Mitteleuropäische Provinz, Múnich. Foto: Studio Tanner, Nesselwang.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; su nombre de archivo es AppMaryWard.png
Descargue la aplicación On Pilgrimage with Mary Ward en Google Play o Apple

Recursos de Mary Ward – Escritos, Biografía, Teología y Espiritualidad

Artículos recientes sobre Mary Ward

This site is registered on wpml.org as a development site.