Fundamentos de nuestro Instituto

La vida pintada

Hay cincuenta cuadros, cada uno de 142 x 105 cm, conocidos como la “Vida pintada de Mary Ward”, que muestran su viaje espiritual. Se exponen en la “Sala Mary Ward” de Augsburgo, en Alemania. Se tiene muy poca información sobre el origen de las pinturas. Lo más probable es que fueran pintados por varios artistas en algún lugar entre Flandes y el Tirol en la segunda mitad del siglo XVII. Hay pruebas escritas que los sitúan en Múnich entre 1680 y 1717, pero se desconoce cómo llegaron a Augsburgo.

La iniciativa de encargar los cuadros debió de partir de los primeros compañeros de Mary Ward, ya que las pinturas cuentan la historia de su vida con bastante detalle. Escribir su vida habría sido arriesgado, ya que el Instituto de Mary Ward había sido condenado por la Iglesia. Encargar una serie de cuadros que contaran la historia disminuyó el riesgo de censura eclesiástica, aunque no del todo. En varias ocasiones, el obispo local ordenó su expulsión de los muros del convento de Augsburgo. Durante la Segunda Guerra Mundial las pinturas fueron retiradas y ocultadas, por lo que sobrevivieron a la destrucción del convento de Augsburgo.

Los primeros cuadros son mejores artísticamente que los últimos, y cuentan la historia de los primeros años de vida de Mary Ward, su vocación y la fundación de su Instituto. Muchos de los últimos no son artísticamente notables, pero contienen una serie de profundas experiencias espirituales que no se conocen por las fuentes escritas.

Las inscripciones de las pinturas están escritas en alemán y es muy probable que se añadieran a finales del siglo XVII, después de la finalización de los cuadros.

Congregatio Jesu Mitteleuropäische Provinz, Múnich. Foto: Studio Tanner, Nesselwang.

Diapositiva 1. La primera palabra que pronunció María fue "Jesús", que no volvió a pronunciar durante varios meses.
Diapositiva 1 de 50

Diapositiva 2. A los diez años de edad, sus padres instaron a María a casarse con un joven llamado Redshaw, rico y de noble cuna. Oró fervientemente, implorando a Dios que impidiera este matrimonio, si no era para su gloria y para el bien de su alma. Su oración fue escuchada.
Diapositiva 2 de 50

Diapositiva 3. En el décimo año de su edad, María fue instada por sus padres a casarse con un En su décimo año, María tuvo una caída tan grave que perdió la facultad de hablar. Pensó en su interior: Oh, con qué alegría moriría si sólo pudiera decir una vez el nombre salvador de Jesús. Al pronunciarla, volvió a estar bien y su corazón se llenó de tal dulzura y amor a Dios, que nunca lo olvidó hasta el final de su vida.
Diapositiva 3 de 50

Diapositiva 4. En el año 1595, en la fiesta de la Anunciación, cuando María tenía once años, se produjo un gran incendio en la casa de su padre en Mulwith. No se alarmó, sino que permaneció en la habitación, rezando el rosario con sus hermanas hasta que su padre vino a buscarlas.
Diapositiva 4 de 50

Diapositiva 5. Cuando María estaba en su duodécimo año, fue instada de nuevo por sus padres a aceptar una oferta de matrimonio muy adecuada, de un caballero llamado Shafto. Ella insistió en rechazar esta propuesta, alegando que sólo en Dios pondría su amor.
Diapositiva 5 de 50

Diapositiva 6. Cuando María tenía trece años, el diablo se le presentó bajo la apariencia de Francisco Carle, el criado de su padre. Iba a caballo y le leyó una carta supuestamente de su padre. Contenía órdenes estrictas de que debía posponer la primera comunión hasta recibir nuevas instrucciones.
Diapositiva 6 de 50

Diapositiva 7. En sus trece años, tras superar muchos obstáculos, María se preparó con gran celo y devoción para su primera comunión. Ella recibió mucha luz y conocimiento de Dios en esta ocasión.
Diapositiva 7 de 50

Diapositiva 8. Cuando María tenía trece años, en un momento de amenaza de disturbios civiles, fue enviada a quedarse con un pariente. Con frecuencia se le instaba a comprometerse con un joven caballero llamado Eldrington, de distinguida cuna y con otras buenas cualidades. Pero su corazón estaba tan atrapado en el amor divino que no podía consentir ningún amor terrenal. Estaba tan estresada por haber sido presionada para casarse que cayó peligrosamente enferma y su padre vino a buscarla a casa.
Diapositiva 8 de 50

Diapositiva 9. Un día, cuando Mary tenía quince años, se sentó a coser con su prima Barbara Babthorpe mientras una mujer devota, llamada Margaret Garrett, les contaba el severo castigo infligido a una religiosa cuya conducta había dado escándalo. Al escuchar esta historia, María recibió tanta luz de Dios sobre la excelencia de la vida religiosa que decidió abrazar este estado.
Diapositiva 9 de 50

Diapositiva 10. Cuando María tenía dieciséis años leyó la vida de los santos mártires. Estaba embargada por un deseo tan ardiente de seguir su ejemplo que sentía que sólo el martirio mismo podía satisfacer su anhelo, hasta que Dios le reveló interiormente que lo que se requería de ella era un martirio espiritual y no corporal.
Diapositiva 10 de 50

Diapositiva 11. Como María se preocupó de que su deseo de martirio se desvaneciera un poco, se puso a rezar, por si alguna falta de cooperación por su parte lo hubiera provocado. Entonces Dios le reveló que el martirio que se esperaba de ella debía consistir en la perfecta observancia de los tres consejos evangélicos en la vida religiosa.
Diapositiva 11 de 50

Diapositiva 12. Cuando María tenía veinte años, todos sus amigos, tanto seglares como religiosos, intentaron disuadirla de entrar en la vida religiosa. Así que se dedicó día y noche a la oración y la penitencia implorando a Dios que cumpliera su voluntad en ella. Por fin le vinieron a la mente las palabras de Cristo: "Buscad primero el reino de Dios", y se sintió segura de la ayuda de Dios. Recibió tal iluminación que le dio valor no sólo entonces, sino también posteriormente, para enfrentarse a dificultades insuperables.
Diapositiva 12 de 50

Diapositiva 13. En 1606, para probar su fidelidad, María fue instada, no sólo por sus padres sino también por su confesor, a casarse con un joven llamado Neville, único heredero de una antigua y noble familia de Westmoreland. Pero ella obedeció heroicamente la llamada de Dios y no cedió a la persuasión humana.
Diapositiva 13 de 50

Diapositiva 14. Cuando el confesor de María estaba diciendo la misa en Londres en 1606, sucedió que derramó el cáliz sin querer. Esto provocó tal cambio en él, que cuando María le entregó una toalla para que se secara las manos después de la misa, le dijo con lágrimas en los ojos: "Nunca más me interpondré en tus deseos religiosos, sino que te ayudaré todo lo que pueda". Y así sucedió.
Diapositiva 14 de 50

Diapositiva 15. Después de Pentecostés, en 1606, María dejó su casa con 21 años, con la aprobación de su confesor y el consentimiento de sus padres. Se embarcó hacia Saint-Omer acompañada por la señora Bentley, a cuyo cuidado se había encomendado. Se llenó de una alegría indecible al poder entrar por fin en el estado religioso, después de haberlo deseado tan larga y ardientemente.
Diapositiva 15 de 50

Diapositiva 16. En 1609, cuando María tenía 24 años, con la aprobación de su confesor, al que había jurado obedecer en todos los asuntos espirituales, hizo el voto de volver a Inglaterra y trabajar allí por la salvación de las almas, de acuerdo con su estado. Sus trabajos produjeron mucho bien.
Diapositiva 16 de 50

Diapositiva 17. En Coldham Hall, en Inglaterra, María consiguió la conversión de una dama rica, pero obstinadamente herética, después de que muchos ilustrados hubieran empleado todo su celo y elocuencia en tratar de convertirla. El contacto de las manos de María y sus palabras amistosas provocaron tal cambio en esta señora que exclamó: 'Seré católica, confesaré mis pecados y haré todo lo posible para demostrar que mi conversión es auténtica'. Esto lo cumplió con mucho celo antes de morir.
Diapositiva 17 de 50

Diapositiva 18. El gran celo de Mary por las almas y su ardiente deseo de llevar a su tía, la señorita Gray, a la fe católica la impulsaron en una ocasión a cambiar su noble atuendo por el de su sirvienta. Esperaba tener más libertad para hablar con su tía en una casa concertada en Londres si estaba disfrazada.
Diapositiva 18 de 50

Diapositiva 19. Durante su estancia en Londres, su celo y su don de persuasión llevaron a su tía, la señorita Gray, a hablar con un sacerdote jesuita para que aceptara la verdadera fe. Mientras estaba allí, María consiguió hacer volver a la fe a un hereje obstinado que recibió la Santa Comunión con gran devoción.
Diapositiva 19 de 50

Diapositiva 20. Mientras María estaba en Londres, un noble caballero le envió a sus sirvientes un regalo de comida fina. María temía, no sin razón, que aquello fuera una tentación del maligno. Así que se encerró en su habitación y pasó toda la noche en oración y penitencia.
Diapositiva 20 de 50

Diapositiva 21. Una mañana de 1609 María estaba en Londres y acababa de hacer su meditación con, según ella, muy poco fervor. Mientras se vestía, decidió enmendar esto dando una gran suma de dinero a una persona de buena cuna que deseaba entrar en la vida religiosa, pero que no había conseguido una dote. En ese momento María cayó en un éxtasis durante el cual se perdió a sí misma y su poder de movimiento. Mientras estaba en este estado, vio claramente que no era la voluntad de Dios que ella entrara en una orden austera, sino que estaba llamada a un estado mucho más excelente que haría mucho más para promover la gloria de Dios. Después de un espacio de dos horas, que a ella le pareció un cuarto de hora, pasó un largo tiempo antes de que pudiera oír algo más que la palabra GLORIA.
Diapositiva 21 de 50

Diapositiva 22. Durante su estancia en Londres en 1609, la vida edificante y las palabras persuasivas de María ganaron a varias jóvenes de noble cuna para el servicio de Dios. Inspirados por su ejemplo y para evitar las tentaciones del mundo, cruzaron con ella a Saint-Omer para servir a Dios en el estado religioso bajo la dirección de María.
Diapositiva 22 de 50

Diapositiva 23.En Saint-Omer, María temió amar demasiado a su confesor, por lo que, tumbada en el suelo, resolvió renunciar a él y a cualquier otra cosa que pudiera disminuir en ella la perfección del amor de Dios. Entonces Cristo se le apareció visiblemente y le dijo: "Oh, niña tonta, no eres tú, sino yo quien lo ha elegido para ti". Se sintió totalmente consolada y dejó de preocuparse.
Diapositiva 23 de 50

Diapositiva 24. En 1611, María estaba en la cama de Saint-Omer empezando a recuperarse de una enfermedad mortal. Estaba sola y en un extraordinario reposo mental cuando comprendió claramente, por una voz interior, de qué manera debía organizar su Instituto. Esto le aportó una luz, un consuelo y una fuerza tan grandes que le fue imposible dudar de que este conocimiento provenía de la Verdad divina, que es incapaz de engañar.
Diapositiva 24 de 50

Diapositiva 25. En la fiesta de Todos los Santos de 1615, cuando en Saint-Omer, Dios mostró a María un "alma justa" de inexpresable belleza. Todas las virtudes parecían formar una cadena en ella, por así decirlo. No sólo se desprendió de todo lo terrenal, sino que se desprendió perfectamente del yo y se unió a Dios. También recibió la verdadera libertad de espíritu, la ecuanimidad, la sabiduría celestial y la capacidad de realizar todo lo que requería la perfección del Instituto.
Diapositiva 25 de 50

Diapositiva 26. María estaba en el mar en la fiesta de Santiago de 1618 cuando estalló un peligroso motín a bordo. María rezó a este santo Apóstol como su patrón particular para sofocar el motín. Ante el asombro de todos se restableció la calma y María declaró después que nunca había pedido ningún favor a Dios por intercesión de este gran príncipe del cielo sin que le fuera concedido.
Diapositiva 26 de 50

Diapositiva 27. Cuando estaba en Londres, María meditaba una vez las palabras "Y LLAMARÁS SU NOMBRE JESÚS". Dios le mostró visiblemente un "alma justa", adornada con gran gloria, y le hizo comprender claramente que todos los que debían vivir según su vocación en este Instituto, alcanzarían esa inefable belleza de alma. Su estado los llevaría a una gran perfección y los haría semejantes a Cristo su Señor, el modelo más perfecto de toda virtud.
Diapositiva 27 de 50

Diapositiva 28. En 1618 María se afligía por sus pecados con muchas lágrimas, cuando Dios le reveló claramente que debía satisfacerlos en esta vida. Sintiendo a Dios muy cerca de ella, pidió que le mostraran cómo se podía hacer. Vio interiormente que debía ser soportando con alegría todas las pruebas que le sobrevendrían en el cumplimiento de la santa voluntad de Dios.
Diapositiva 28 de 50

Diapositiva 29. En una ocasión, María rezaba fervientemente por un sacerdote al que había rescatado de una vida perversa; temía que hubiera vuelto a ceder a la tentación, pero Dios le permitió ver a su ángel de la guarda, de pie a la cabecera de su cama y con los brazos extendidos amorosamente sobre él, como si quisiera protegerlo de todos los peligros. El ángel le dijo: "¿No ves cómo lo vigilo fielmente?".
Diapositiva 29 de 50

Diapositiva 30. En 1619, en Saint-Omer, cuando María agradecía fervientemente a Dios la gracia de su vocación, se le mostró claramente que ayudar a salvar almas es un don mucho mayor que la vida monástica o incluso que el propio martirio.
Diapositiva 30 de 50

Diapositiva 31. En 1619, cuando María meditaba sobre la llamada de los Apóstoles, percibió que éstos no tenían lugar de descanso en nada de este mundo, sino que estaban enteramente a disposición de su Señor. Este conocimiento despertó en ella un renovado deseo de alcanzar la perfecta abnegación. De repente experimentó un sentimiento de completa libertad y desprendimiento de las cosas terrenales, del mundo y de las cosas creadas.
Diapositiva 31 de 50

Diapositiva 32. En 1619, María se sintió interiormente perturbada por vivir sin sufrimientos, pruebas ni oposición. Creía que esto purificaría su alma y haría sus obras más agradables a Dios. Pero cuando expuso estos pensamientos ante Nuestro Señor en el santísimo Sacramento del altar, se le mostró claramente que su angustia por este motivo no era agradable a Dios porque provenía de la propia voluntad. Por lo tanto, deseaba abandonarse totalmente a Dios, y estaba dispuesta a aceptar todo de la mano de Dios, tal y como viniera.
Diapositiva 32 de 50

Diapositiva 33. En 1619 en Lieja, durante su meditación, Dios le mostró a María cuántas almas se perderían y cuántas se salvarían. También se le reveló que la única razón de la pérdida de tantas almas era que se habían negado a cooperar con los impulsos de hacer el bien que se les había dado para obtener la felicidad eterna. Sólo su libre albedrío los había condenado a arder en el infierno.
Diapositiva 33 de 50

Diapositiva 34. El 10 de octubre de 1619 María estaba en retiro y buscaba a Dios con fervor, humildad y gran confianza para que le diera a conocer lo que realmente es. Vio a Dios entrar en su corazón y recibió el conocimiento que había pedido.
Diapositiva 34 de 50

Diapositiva 35. En 1619, en la iglesia de San Martín de Lieja, ante el crucifijo cerca del santuario, Dios le reveló a María que, aunque el Instituto no debía estar totalmente sometido a la Compañía de Jesús, sí debía estar bajo su dirección, para conservar y no desviarse de su verdadero espíritu.
Diapositiva 35 de 50

Diapositiva 36. En 1624, María consiguió que su Eminencia el Cardenal Trescio se recuperara rápidamente de su enfermedad. El favor le fue concedido a través de una peregrinación al santuario de la Virgen milagrosa de Monte Giovino, donde pasó cinco horas en oración por el Cardenal.
Diapositiva 36 de 50

Diapositiva 37. En 1625, mientras María rezaba durante un viaje, Dios le dio a conocer la excelencia del estado religioso, mostrándole claramente que su fuerza no consiste en ningún poder temporal, sino sólo en Dios, ante cuya grandeza vio que el poder de todos los seres creados se derretía y desaparecía.
Diapositiva 37 de 50

Diapositiva 38. En 1625, en Roma, en la fiesta de San Pedro en las Cadenas, María encomendaba fervientemente su Instituto a Dios. Le hizo saber que su prosperidad, su progreso y su seguridad no dependían de la riqueza, la dignidad y el favor de los príncipes, sino que todos sus miembros tenían acceso libre y abierto a Aquel de quien procede toda fuerza, luz y protección.
Diapositiva 38 de 50

Diapositiva 39. En 1625, en Roma, María rezó fervientemente a Nuestro Señor escondido en el Santísimo Sacramento en la Iglesia de San Girólamo della Caritá. Imploró humildemente a Dios que le enseñara cómo soportar sus sufrimientos de la manera más provechosa. Oyó una voz interior, pero muy clara, que le decía que daría a Dios el mayor placer si soportaba sus pruebas con alegría.
Diapositiva 39 de 50

Diapositiva 40. El 11 de abril de 1625, María se encontraba en la iglesia de la Madonna dell'Orto de Roma rezando ante el Santísimo Sacramento, cuando percibió claramente su propia nada y vio que Dios era todo en todo. Se envolvió tan completamente en el amor de Dios que fue sacada de sí misma y descansó sólo en Él. El intenso resplandor de los rayos de luz que salían del Santísimo Sacramento brilló en su rostro y la privó por un momento de la vista.
Diapositiva 40 de 50

Diapositiva 41. El 26 de junio de 1625, María rezaba ante el Santísimo Sacramento en la iglesia de S. Eligio de Roma, cuando recibió de Nuestro Señor tanta luz y conocimiento sobre el perdón de los enemigos, que desde ese momento abrigó un tierno afecto por todos los que la agraviaban y tuvo la costumbre de llamarlos amigos y amantes de su recompensa celestial.
Diapositiva 41 de 50

Diapositiva 42. En el año 1626, cuando María rezaba por el Instituto en la iglesia de San Marcos de Roma, Dios le recordó interiormente las palabras de Cristo: "¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber?", mostrándole las grandes adversidades, persecuciones y pruebas que tendría que afrontar para cumplir su santa voluntad. Se declaró alegremente dispuesta a aceptarlo todo.
Diapositiva 42 de 50

Diapositiva 43. En la Nochebuena de 1626, María llegó a Feldkirch, en el Tirol. A pesar del cansancio y del intenso frío, permaneció en la iglesia parroquial desde las ocho de la tarde hasta las tres de la mañana absorta en la oración.
Diapositiva 43 de 50

Diapositiva 44. El día de Navidad de 1626, María asistió a la misa en la iglesia de los capuchinos de Feldkirch y rezó con gran fervor al Salvador recién nacido por la conversión del rey de Inglaterra. Dios le reveló el amor infinitamente tierno que tenía por el Rey y lo mucho que deseaba que compartiera su gloria eterna, pero que faltaba la cooperación del Rey.
Diapositiva 44 de 50

Diapositiva 45. En 1626, cuando María se dirigía a Múnich por primera vez, no lejos del Isarberg dijo a sus compañeras que Dios le había revelado en la oración que Su Alteza el Elector les proporcionaría una casa adecuada y un medio de subsistencia anual. Esto tuvo lugar efectivamente poco después de su llegada a Múnich.
Diapositiva 45 de 50

Diapositiva 46. En 1626, María estaba muy triste porque una de sus compañeras estaba pensando en dejar su vocación. Recurrió a la oración, encomendando su Instituto a Dios y a su Santísima Madre. Entonces se le mostró claramente y se le dio a discernir cuándo y por quién sería confirmado el Instituto, y que esto se haría en el momento menos esperado.
Diapositiva 46 de 50

Diapositiva 47. Una vez, cuando María estaba en extrema necesidad, rezó rogando a Dios que le enviara cierta suma de dinero. Entonces oyó claramente una voz interior que le preguntaba: "¿Es esta suma de dinero mejor que mi Providencia?". A partir de estas palabras, comprendió que, en adelante, debía considerar todas las riquezas mundanas como insignificantes, y la Divina Providencia como su verdadera riqueza.
Diapositiva 47 de 50

Diapositiva 48. Cuando María visitaba una de sus casas, Dios le permitió ver que una de las novicias sufría grandes tentaciones contra su vocación, porque todo le parecía duro y fastidioso. María le habló cariñosamente diciéndole: 'Querida niña, la virtud es dura sólo para los que la consideran así; tu camino al cielo debe ser aceptar todo de la mano de Dios, y buscarlo sólo a Él en todo'. En estas pocas palabras la novicia encontró la paz y se liberó de todas sus tentaciones.
Diapositiva 48 de 50

Diapositiva 49. Cuando María estaba en Saint-Omer, Dios le mostró un hombre de aspecto distinguido, desconocido para ella, y vestido de obispo. Dios le reveló que esta persona, aunque era un extraño, era un amigo de su Instituto.
Diapositiva 49 de 50

Diapositiva 50. En Saint-Omer, Dios concedió a María una visión de gran gloria, diciéndole: "No te canses, pronto morirás, y tu recompensa será grande".
Diapositiva 50 de 50



















This site is registered on wpml.org as a development site.