Teresa Ball

Las misericordias del Señor cantaré siempre

Teresa Ball ibvm

Frances Ball, una joven irlandesa, se unió a la comunidad en el convento de Bar en York, donde había sido educada, en 1814. La animó a hacerlo el obispo Daniel Murray de Dublín, que estaba muy interesado en establecer la educación católica para las niñas en Irlanda, que se estaba volviendo más próspera en ese momento. Tomando el nombre religioso de “Teresa”, llevó el Instituto de Mary Ward a Irlanda con esta intención. Cuando se mudaron a Rathfarnham House en noviembre de 1822, la pequeña comunidad de tres personas decidió llamar a la casa “Loreto”, en honor al pueblo de Italia al que se creía que la Casa de la Sagrada Familia de Nazaret había sido transportada milagrosamente. Mary Ward había alargado muchas veces su camino a Roma en 300 km para visitar este lugar de peregrinación.

Teresa Ball se dedicó por completo a su misión y se esforzó por ofrecer una buena educación, dirigiendo internados y escuelas gratuitas para los niños de la zona. El éxito de estas primeras escuelas hizo que el obispo Murray le pidiera que abriera otras escuelas en la diócesis. Las invitaciones llegaron entonces desde más lejos y, en el momento de su muerte, Teresa había abierto treinta y siete conventos y escuelas en Irlanda y también había enviado hermanas a la India, Canadá, Inglaterra, Mauricio y España. Hoy en día hay más de 75.000 estudiantes en todo el mundo que asisten a las escuelas de Loreto.

La llamada a salir a diferentes países estaba muy presente en el carisma de Teresa Ball, y sigue estando presente en el Instituto hoy en día. En 2002, la entonces directora del Instituto, Mary Wright, invitó a cada provincia a hacer una fundación en un nuevo país en una nueva iniciativa llamada “Coraje para moverse”.

“Mary Ward tenía un espíritu de libertad y confianza en su capacidad para hacer nuevas fundaciones con entusiasmo en tierras lejanas. Soñaba con la disponibilidad universal, tan claramente expresada en el Institutum I y en la Parte VII de nuestras Constituciones. Una característica sorprendente de Teresa Ball fue su valor y energía al enviar a sus hermanas jóvenes a viajes largos y peligrosos, lejos de Irlanda, para difundir el Instituto y su obra….. Si el evangelio de Jesús y el carisma de Mary Ward, que tanto valoramos, tienen un mensaje de esperanza para todos, ¿por qué no correr algunos riesgos, por pequeños que sean, al salir de nuestras situaciones seguras y familiares?”

Mary Wright IBVM 19 de mayo de 2002

En respuesta, el Instituto ha ampliado su presencia a Ecuador, Mauricio, Seychelles, Ghana, Zambia, Namibia, Albania, Sudán del Sur y Timor Oriental. Los nuevos proyectos incluyen la creación de una ONG contra el tráfico de personas, escuelas, clínicas de salud, centros comunitarios, construcción de pozos…

fotos:

Teresa Ball

Rathfarnham

Valor para moverse

“La felicidad de este curso era una singular libertad de todo lo que podía hacer que uno se adhiriera a las cosas terrenales, con una entera aplicación y apta disposición a todas las buenas obras”.

Mary Ward
This site is registered on wpml.org as a development site.